¿Pensando en estudiar en modalidad virtual?

Les presento un top 5 de razones por las cuales vale la pena apostarle a la educación virtual.

Aún en estos días de Internet móvil, tabletas y teléfonos inteligentes existen personas a las que se les nota cierto dejo de menosprecio cuando hablan de educación virtual: ¿Pero a quién en su sano juicio se le ocurre gastar todos esos millones de pesos para ni siquiera pisar la universidad y conocer a los profesores?;  ¿Qué tal?, ¡no era yo la que iba a malgastar así la plata!; o, ¡La calidad no es la misma que en la educación presencial! son algunos de los odiosos comentarios que he tenido que escuchar (Claro, a mis espaldas…es que tengo agudo el oído ;)).

Por eso he decidido dedicar esta entrada a todos aquellos que están pensando en estudiar un pregrado o posgrado en modalidad virtual. A continuación, cinco razones con las que espero poder ayudarles a tomar la decisión de matricularse en un programa.

5. Ahorro de tiempo: Imagínense terminar la jornada de trabajo agotados y luego tener que ir a la universidad a estudiar, para lo cual deben pasar un buen rato metidos en incómodos y estresantes trancones, esto en caso de que vivan en una ciudad como Bogotá. Cuando se estudia en modalidad virtual el tiempo que se ahorra en los desplazamientos se puede utilizar para adelantar alguna actividad académica, incluso si resultan ser alumnos extremadamente eficientes puede que ganen algunas horas para compartir con sus seres queridos o para descansar.

4. Horario flexible: En la educación virtual cada persona elige la cantidad de horas que va a estudiar cada día y la jornada para hacerlo (mañana, tarde, noche o madrugada), lo importante es cumplir con los tiempos de entrega de las actividades académicas asignadas.

3. No existen las distancias:  Si en su ciudad no hay una universidad que les ofrezca un programa que les interese, puede que en otra lo puedan encontrar. Los profesores y los compañeros de estudio pueden estar en otras ciudades o países y pueden contactarse mediante los correos electrónicos, los foros, las redes sociales, las videoconferencias, entre otros.

2. Existe una amplia oferta de programas académicos en Colombia: En el portal Colombiaaprende pueden consultar una guía sobre los programas de educación superior que tienen registro calificado del Ministerio de Educación, desde el nivel técnico profesional hasta posgrados (especializaciones y maestrías), quizá encuentren uno (o más) del que puedan decir: !Esto es exactamente lo que estaba buscando!

1. Si les parece aburrida la educación tradicional, la virtual puede gustarles más: Esa fue la razón por la que me decidí a iniciar un posgrado virtual. Prestar atención a una persona hablando por más de 15 minutos siempre me costó trabajo. Después de ese tiempo empiezo a pensar en otras cosas. Por lo que la idea de volver a sentarme en un pupitre durante dos, tres o más horas me parecía horrible. No me pasa lo mismo con la televisión, los libros, o Internet, ahí puedo pasar dos, tres o más horas (a veces jornadas maratónicas) sin distraerme, por lo que la educación virtual resulta perfecta para mí: aprendo a mi modo aprovechando todas las ventajas de las TIC.

Si a pesar de estas razones aún tienen dudas sobre la educación virtual, entonces les recomiendo tomar un curso gratuito por Internet en un área que les interese para ver cómo se sienten, y luego sí puedan tomar una decisión de la que luego no se arrepientan.

Hasta la próxima 🙂

 

Acerca de Gloria Esperanza Navarro Sánchez

Gloria Esperanza Navarro Sánchez. Desde el 20 de febrero de 2014, Magíster en Comunicación Digital de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín. Nerd: brillante académicamente, pero torpe socialmente, fanática de las TIC, con una sola vocación: escribir.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *