¡Qué embarrada!…. Gracias “amiga tecnología”

Personas bravas, tristes y asustadasPor estos días, en la oficina, una compañera que había peleado con su marido sufrió un incidente, el cual a simple vista puede parecer banal, pero realmente no lo es.

Ella hablaba por teléfono con el esposo, con quien estaba muy brava. Terminó la conversación y lanzó el celular en el escritorio. Posterior a esto, con su compañera de puesto empezó, como buena mujer, a desahogar sus molestias con una sarta de frases cargadas de ira (que jamás pensó utilizar). Terminó la conversación y se sintió tranquila. Cinco minutos después recibió un mensaje de texto en su celular que decía: “lamento que pienses todo lo que dijiste, es triste que no me lo digas a mí y que toda tu oficina sepa lo imbécil que soy”. Ella, sorprendida pensó en todo tipo de cosas: algún amigo de su esposo estaba infiltrado, habían cámaras, en fin, no entendía cómo se enteró su esposo, hasta que le llegó un segundo mensaje que decía: “ y por si no te diste cuenta, no colgaste el celular cuando terminamos de hablar, oí todo”.¿Les ha pasado? Creo que estas u otras situaciones embarazosas nos han ocurrido a los usuarios de tecnología, que con o sin culpa, por acción u omisión hacemos cosas que se podrían evitar.

Voy a enumerar una serie de situaciones, que si no les han pasado, reflexione y tome las medida, para que la “metida de patas” no le pase a usted:

Alguna vez, en medio de una reunión con su jefe, suponiendo estar concentrado en su computador tomando nota, se aburre y decide abrir un correo electrónico que dice algo como: “No se lo pierda”. Abre el correo y de repente una música estruendosa irrumpe la reunión. Usted, queda como un cuero, pues todos creían que estaba haciendo el acta.

En algún momento publica en Facebook las fotos de una fiesta y no se da cuenta, (pues posiblemente no sabe), que una de las amigas con quien estuvo además de ser casada, ese día ‘se le voló al marido’. La consecuencia, una separación inminente.

Quiere ser romántica con su pareja y ponerle picante a la relación. Marca al celular y antes de que diga aló, usted le conversa sobre la noche anterior y lo rico que la pasaron ‘haciendo cositas’. Cuando termina y le pregunta como se siente, una voz al otro lado le dice: ¡qué pena, ya le paso a su esposo!

Está en su escritorio concentrado viendo un correo de un amigo. Se emociona con el contenido y abre el archivo adjunto. Una serie de fotos insinuantes empiezan mostrarse. Usted emocionado continúa dándole ‘Enter’. Cuando menos lo piensa, una voz en su espalda le dice: “bonitas las fotos, lastima que no las pueda ver con tranquilidad porque esté en horario de oficina”. Es su jefa que lleva detrás de usted hace aproximadamente un minuto.

Está chateando en su equipo con alguien de la oficina y juntos se están burlando del peinado de una compañera y lo horrorosa que se ve. Usted se levanta del escritorio, va al baño y la compañera de la cual se reía le pide permiso para sacar un archivo de su equipo. Cinco minutos después, todos en la oficina la miran mal y su compañera, de la que hablaba en el chat, llora desconsolada. A usted se le olvidó cerrar el chat y ella vio toda la conversación en la que se mofaba.

Con un cariño inmenso, cuelga en alguna red las fotos de personas cercanas. Elije las más lindas y se llenan de comentarios una vez las publica. A los pocos días se entera, que su amiga, de quien puso varias fotos, no le quiere ni hablar: ¿la razón?, las imágenes publicadas la avergonzaron por su ‘evidente sobrepeso’.

En Twitter publíca un mensaje: “estoy triste, se murió mi BB”. Todo el mundo reacciona con alteración y llegan continuos mensajes de preocupación. Sus contactos entendieron que había perdido su bebé (estaba embarazada), cuando en realidad lo que quiso decir fue que se le había dañado la BlackBerry.

Anécdotas como estas a todos nos han pasado; más complejas o sencillas, lo que ocurre es que nos familiarizamos tanto con la tecnología, que ni nos damos cuenta del daño que inocentemente podemos ocasionar.

No se descuide, ponga atención y sea precavido, no sea que por una omisión menor, lo “pillen mal parado”.

Esta entrada fue publicada en Común y corriente y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a ¡Qué embarrada!…. Gracias “amiga tecnología”

  1. Laura Margarita dijo:

    Ana siempre he dicho que las TIC son un arma de doble filo. Me gusta la manera suelta como entregas tu nota, es muy fácil seguir las imágenes y adentrarse en la historia. Gracias por la sonrisa que provocas al leer las embarradas que a veces cometemos en esta era tecnológica.

  2. Carolina dijo:

    El problema no es la flecha, sino el indio!

  3. Malu Caicedo dijo:

    Uyy Ana me pasó algo muy parecido..
    Soy peligrosa…Si va a tomar, deje el celular.
    jajajaj Un abrazo
    Siempre te leo!
    Saludos a la familia CCD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *