La magia de los canales infantiles

Cuando ahora se habla de ‘mass media’ –medios masivos de comunicación social– y más específicamente aún, el referido a la comunicación de masas, se habla de una de las más grandes representaciones para los ciudadanos de las sociedades modernas, así como seguramente lo fue el tótem para las tribus primitivas: objeto de veneración y reverencia, signo de identificación individual y colectiva. Todos somos hijos de la televisión y querámoslo o no siempre ha influido en nuestro desarrollo. La tele abre nuestra imaginación y nos muestra un mundo de realidad y ficción, de juegos, aprendizaje y diversión. Es evidente que con el paso de los años y las múltiples opciones que se brindan en la actualidad, nuestros gustos se van orientado a determinados canales, programas y espacios de interacción con la caja mágica.

La gente ve en la televisión los anhelos perdidos o los imposibles de alcanzar. En sus frustraciones y limitaciones socioeconómicas se refleja, sueña y viven los personajes de sus series o telenovelas favoritas. ‘Ve lo que quisiera ser’ y vive fantasías ajenas que las hace propias. En el caso de los niños este recursos TIC en muchas ocasiones se transforma en la única compañía.

Lo interesante de la dinámica televisiva es que siempre es apta para todos los públicos y querámoslo o no terminamos siendo televidentes de todo tipo de productos, influenciados por el entorno, la sociedad y los hijos.

En mi caso, mis hijas se han convertido en las dueñas de mi agenda televisiva y me han ido metiendo, de acuerdo a su crecimiento, en frecuente observador de los canales infantiles con los que cuenta nuestro operador. Acepto que he cedido y he sido cautivado por estos canales, en especial con Disney Channel, donde he encontrado una programación entretenida y variada, gracias a esa combinación de los dibujos animados y de las series juveniles que conforman su parrilla.

En el caso de las series animadas, me encanta Gravity Falls: un verano de misterios, que sigue a los mellizos Dipper y Mabel en un pueblo que oculta muchos secretos, y que este mes llego al final de su primera temporada y la muy bien hecha Phineas y Ferb, serie original de Disney Channel creada por Dan Povenmire y Jeff “Swampy” Marsh que se estrenó mundialmente el 1 de febrero del 2008.

Esta última lanzo este septiembre un capítulo especial en el que por primera vez se unen los ingeniosos hermanastros con los superhéroes de Marvel para vivir una gran aventura. En Phineas y Ferb: Misión Marvel los superhéroes de Marvel y el popular dúo se enfrentan con la ayuda del enigmático Agente P contra los villanos y el Dr. Doofenshmirtz, en una batalla épica del bien contra el mal. El Hombre Araña, Iron Man, Thor y Hulk quedan sin poderes después de ser atacados por el drenainador del patético antagonista de la historia (un Coyote de esta época). Es tan bien hecho el episodio que Stan Lee, manteniendo su tradición, aparece en la historia un par de veces como un vendedor callejero de perros calientes.

Este sería el primer cruce oficial entre personajes de Marvel y de Disney, desde que en el 2009 la compañía del ratón compró a Marvel por 4 mil millones de dólares. Los creadores y productores ejecutivos de Phineas y Ferb,  trabajaron en estrecha colaboración con el equipo de Marvel para asegurar que los personajes de ese universo se adapten a la perfección al mundo Danville de la laureada serie animada.

La invitación es para que se dejen envolver en el mundo de los niños y disfruten de una buena serie. Imagen tomada de www.disneyLApresspack.com

Acerca de cuestion-de-voltaje

Consultor en temas de apropiación social y educativa de las TIC
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *