LA RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS EN LA ADMINISTRACIÓN DE PROYECTOS

 

La administración de proyectos es una disciplina bastante compleja que tiene inmersa una cantidad de variables conexas que, para su buen funcionamiento, dependen en gran medida de las personas que están involucradas en la ejecución del mismo, en diferentes instancias y con diferentes responsabilidades. Como lo he dicho antes, la parte más importante de un proyecto, y por ende una de las más importantes de controlar, son las personas: las que dirigen, las que ejecutan y las que se ven beneficiadas.

Sin querer ser demasiado extremo o exagerado, la interrelación de personas en ambientes laborales o profesionales conlleva sin lugar a dudas a la aparición de Conflictos. Básicamente un Conflicto se origina cuando existen posiciones opuestas o diferentes y se presenta una colisión de derechos y/o pretensiones. El concepto de conflicto también se puede relacionar con la definición de límites y reglas, y cómo éstas no están bien definidas y claras para las partes. Ejemplos de conflictos en proyectos son: Diferencias en el alcance del proyecto, Diferencias en los recursos monetarios a invertir o Diferencias en la asignación de personal y de responsabilidades.

Pero también se tiene la idea, en mi opinión errada, que los conflictos son malos, y que por ende se deben evitar a toda costa. Los conflictos, y sobre todo la manera de resolverlos, son lo que desde niños nos dan las herramientas para aprender y crecer y afrontar luego los retos que, etapas como la niñez, la adolescencia o el ser adulto, nos van presentando. Aprender a manejar y a resolver conflictos es una de las principales habilidades sociales, y a nivel laboral una de las habilidades profesionales más apetecidas. A nivel de Administración de Proyectos, la Capacidad de Negociación y la Capacidad de Resolución de Conflictos son soft skills que demandan, más que conocimiento, experiencia.

La correcta gestión de conflictos termina generando resultados a nivel de productividad y de relaciones interpersonales positivas, al contrario la mala gestión de proyectos conduce a aumentos de costos, fragmentación de la comunicación y finalmente al no cumplimiento de los objetivos del proyecto. Por lo anterior es muy importante tener un conjunto de tips o herramientas que faciliten el proceso de resolución de conflictos:

  1. Tener claro cuál es el conflicto que se busca resolver. No necesariamente la interpretación que cada parte tenga del conflicto es la misma.
  2. Tener establecidas claras reglas de juego en el proceso de resolución de los conflictos.
  3. Tener claras las motivaciones de la otra parte. Las acciones necesariamente tienen una razón de ser.
  4. Los conflictos no deben tomarse como personales, son respecto a situaciones establecidas y puntuales en la ejecución del proyecto. No es personal, solo negocios!!!
  5. Tener en cuenta los sentimientos y necesidades de la otra persona. Las personas son seres sentimentales por naturaleza.
  6. Preguntar todo lo necesario para poder indagar las causas/consecuencias.
  7. Ir estableciendo acuerdos parciales o miniacuerdos que permitan fragmentar el conflicto.
  8. Nunca responder a una agresión con otra agresión. Esta es otra de las principales causas de que un conflicto se complique más. Las agresiones que se responden con más agresiones generan un circulo iterativo que difícilmente para
  9. Reflexionar, meditar, pensar. Cuando el tema se complica siempre es bueno y útil tomar un tiempo y repensar las cosas.
  10. En ciertos contextos es muy importante delimitar el tiempo de resolución de un conflicto en cuanto a tiempo y recursos. No se puede negociar infinitamente y a cualquier costo.

Aplicar estos consejos no garantiza que el conflicto podrá ser resuelto de manera inmediata o aún en el mediano plazo, pero por lo menos garantiza que el proceso puede ser menor doloroso. Pero cada proyecto es un universo diferente, construya sus propias herramientas y refínalas.

 

Daniel Fernando Cortes G.

Twitter: @danielfernandoc

Linkedin: DanielFernandoCortesG

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | 1.852 comentarios

De Innovación en PYMES

Los temas relacionados con la gestión de la innovación a nivel empresarial siempre se tienden a entender como tema de genios, de inventores y de ambientes en alguna medida exclusivos y, sobretodo, lejanos a la realidad de una PYME en Colombia o en Latinoamérica en general. Se piensa erróneamente que la generación de innovación solo se puede dar en sitios como Silicon Valley o que se requiere un gran presupuesto y todo un equipo de expertos a disposición de la empresa.

¿Pero por qué se da esta situación? Básicamente por desconocimiento de lo que engloba el término innovación. El primer error que hay que corregir es que innovación e invención no es lo mismo. La innovación está ligada con la modificación o creación de nuevos productos, servicios o procedimientos con aplicación exitosa en el ámbito empresarial.  Los temas relacionados con la Innovación están basados en los que se conoce como el MANUAL DE OSLO, que es una publicación de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico). Es bueno recordar que una de las metas de Colombia es poder ser parte de este exclusivo club que es la OCDE.

También se piensa que la innovación depende de contar con un equipo de genios encerrados en un laboratorio, aislados del mundo y con un enorme presupuesto. Este concepto también es erróneo, la generación de innovación sale de cualquier persona que forme parte de la organización. No es necesario ser inventor o tener demasiada formación para tener ideas innovadoras. La educación de nuestros niños debería incluir en su pensum académico materias y formación que incentiven la innovación.

El Manual de Oslo define innovación como: Se entiende por innovación la concepción e implantación de cambios significativos en el producto, el proceso, el marketing o la organización de la empresa con el propósito de mejorar los resultados. Los cambios innovadores se realizan mediante la aplicación de nuevos conocimientos y tecnología que pueden ser desarrollados internamente, en colaboración externa o adquiridos mediante servicios de asesoramiento o por compra de tecnología. Esta definición plantea un elemento interesante, para que algo se considere innovación DEBE tener aplicación y mejorar resultados. Esta es una de las principales diferencias con la invención, la cual se basa en la creatividad más no en la obtención de resultados.

La definición planteada también implica que no es necesario “crear” elementos nuevos, lo importante es la implantación de cambios significativos que mejoren resultados. Este par de elementos abre un amplio espectro de posibilidades para una PYME, ya que se pueden generar ideas que aunque pequeñas en apariencia, son motores de innovación. Ejemplos de procesos innovadores son:

  •  Cambios de empaque que permitan acceder a nuevos clientes o sean ecológicamente mejores
  • Cambios de procesos de comercialización que permita ingresar a nuevas zonas geográficas
  • Adecuación de plataforma tecnológica que permita ofrecer o ampliar los servicios
  • Mejoras tecnológicas que hagan más eficientes los procesos

 En mi criterio los elementos más importantes para la generación de innovación a nivel empresarial son dos, el cual uno es consecuencia del otro:

  • Una cultura empresarial que fomente la generación de nuevas ideas
  • Personal comprometido con la esencia de la empresa.

¿ Pero que tan difícil es general innovación en una empresa?. Realmente el principal desafío es lograr involucrar a todas las instancias de la empresa en el proceso y tener al interior de la empresa una cultura que fomente las nuevas ideas. Asimismo se debe tener claramente definido que los procesos de innovación no siempre son exitosos y la mayoría de veces no dan los resultados esperados.

Desde hace algunos años varias entidades de promoción y fortalecimiento empresarial, al amparo de programas de fomento gubernamentales, han decidido apoyar de manera decidida la generación de innovación en las pymes, con programas como Bogotá Innova de la Cámara de Comercio de Bogotá, las convocatorias de Colciencias de “Locomotoras de la Innovación” o programas de fortalecimiento del MinTic y Apps.co. Asimismo hay páginas de Internet que ofrecen información muy útil en estos temas de innovación. A nivel local tenemos http://www.innovacionabierta.com.co, con el apoyo de Colciencias y a nivel  internacional tenemos http://www.innovationmanagement.se/ o http://www.15inno.com/.

 

Daniel Fernando Cortes G.

Twitter: @danielfernandoc

Linkedin: DanielFernandoCortesG

 

Publicado en Sin categoría | 641 comentarios

Dime las características de tu proyectos y te diré si es exitoso

Una disertación normal en el ambiente empresarial a nivel tecnológico es porqué una misma aplicación o ERP puede funcionar muy bien en una empresa y en otra organización fracasa rotundamente. ¿Qué características o eventos hacen que un proyecto sea exitoso en un caso y una tragedia en otro?, ¿cuáles son las características que hacen a un proyecto exitoso? En una parte importante de casos no es que el software sea de muy buena o muy mala calidad, son otras variables que se involucran.

A este respecto no hay teorías únicas, ni verdades absolutas, hay mucho de experiencia, de manejo y de gestión, pero sí es posible determinar un conjunto de características comunes que pueden influir en la implantación de un proyecto y por ende, en cómo termina.  Entre estas características podemos encontrar:

1.       El proyecto tiene un valor estratégico para la organización.  Un proyecto no puede ser exitoso si no es valioso para la organización y para el cumplimiento de sus estrategias. En la medida que sea apreciable para la empresa tendrá la atención y recursos necesarios. Por ejemplo, si dentro de la estrategia de una organización no está la movilidad, un proyecto de apps para dispositivos móviles tendrá poca atención. 

2.       La implantación del proyecto genera valor para la organización. Además de ser valioso estratégicamente para la compañía, debe generar un elemento diferenciador a la entidad dentro de su cadena de valor o a nivel de servicio para sus clientes. Por ejemplo, para entidades financieras no tradicionales poder ofrecer a sus clientes finales acceso a cajeros automáticos se convierte en un proyecto que genera valor.

3.       El proyecto permite mejoras sustanciales en eficiencia y optimización de procesos.  Cuando el éxito de un proyecto permite que procesos manuales o susceptibles de errores disminuyan al máximo se convierte en un elemento clave. Por ejemplo, en entidades con uso intensivo de papel, un proyecto de Gestión Documental es clave.

4.       La preparación y definición del alcance de un proyecto. Una característica vital para el éxito de un proyecto es que esté muy bien definido y que sea claro el alcance y el objetivo que se espera de él. Una de las causas recurrentes en problemas en la implantación de proyectos es no tener claro el alcance. Un ejemplo clásico es el proceso de cambio de core en una entidad. Hay que definir muy precisamente las necesidades de la empresa para poder evaluar e implantar un proyecto.

5.       La organización ya tiene una cultura de proyectos. Un proyecto no es fácil de ejecutar, involucra muchas variables y complejidades. Cuando una entidad ya tiene experiencia en proyectos, ya tiene definido como enfrentar las coyunturas  que seguramente se presentan y cuentan con procesos para la mitigación de riesgos.

6.       La gestión de conocimiento al interior del proyecto. Una de las principales características que hacen a un proyecto exitoso, es que todos los procesos de gestión de la transferencia de conocimiento sean muy claros y diáfanos. La transferencia entre los responsables en la empresa y los consultores sobre el funcionamiento del negocio, o la transferencia del conocimiento de los consultores a los miembros del proyecto de cómo funciona el nuevo aplicativo es vital. Por ejemplo, cuando en el equipo del proyecto por parte de la empresa no hay personal con conocimiento y experiencia en el Know-how del negocio, estamos ante un proyecto con serios riesgos de fallar.

7.       El apoyo de la alta y media directiva es vital. Para que un proyecto termine exitósamente es muy importante que las directivas de la empresa (que no necesariamente son los dueños o los gestores del proyecto) apoyen de manera irrestricta al proyecto y al líder que lo está direccionando y coordinando. He visto casos en los cuales el proyecto tiene todo el apoyo y recursos de los dueños, pero el Gerente del Proyecto no es apoyado por la directiva y éste se ve condenado al fracaso.

8.       El equipo de proyecto es trascendental. Entendemos por equipo del proyecto todas las personas que por ambas partes participan en la ejecución del mismo. Los integrantes del equipo deben estar comprometidos con el objetivo y el alcance, tener sentido de pertenencia, estar orgullosos de pertenecer a éste, conocer cómo funciona el negocio, ser flexibles y, sobre todo, funcionar como un equipo. La mayoría de proyectos que fallan lo hacen porque el equipo humano no está sintonizado entre sí y la mayoría de  proyectos que terminan bien lo hacen porque tuvieron un equipo humano que trabajó coordinadamente

Como lo mencione antes, no es una camisa de fuerza, ni son las únicas características que se tienen, es una guía a tener en cuenta cuando comienza un proyecto, es producto de la experiencia directa e indirecta en varios proyectos exitosos y fallidos.

 

Daniel Fernando Cortes G.

Twitter: @danielfernandoc

Linkedin: DanielFernandoCortesG

Publicado en Sin categoría | 866 comentarios

De Clústeres y como ayudan al sector…

Para nadie del sector de Software y TI es un secreto que desde los últimos gobiernos, especialmente éste, nuestra industria ha tenido un impulso importante a todo nivel. Se han creado programa de impulso al emprendimiento e innovación, como los que tiene el Fondo Innpulsa, o fomento a la creación de contenidos, como lo es Apps.co, potencialización de la infraestructura,   como todo el programa Vive Digital, apoyo en programas de fortalecimiento empresarial, como los de FITI o de apoyo para la internacionalización como los diferentes programas que tiene Proexport.

Esto ha generado un fuerte crecimiento de nuestra industria con tasas de crecimiento superiores al 10% los últimos dos años, y crecimiento en las exportaciones con índices superiores al 25% (estadísticas de Fedesoft). Este crecimiento ha generado grandes desafíos al interior de nuestras industrias, tanto a nivel interno, en lo referente a calidad, capacidad operativa, certificaciones o innovación; y a nivel externo, sobre todo en lo relacionado con asociatividad.

Este último punto es uno de los más importantes dentro de la estrategia País.  El modelo que se quiere montar está basado en la experiencia de Hub tecnológicos como los de Silicon Valley (USA), Toronto (Canadá) o Tel Aviv (Israel). En estos modelos la principal columna es la asociatividad y la colaboración entre todos los actores  que participan en la cadena de valor. Para implantar esta estrategia, el Gobierno, después de varios estudios (como es lo usual) decidió que la principal herramienta de impulso era la promoción a CLUSTERS.

Sobre el tema de la colaboración y la asociatividad, históricamente el sector de Software y TI no es el mejor ejemplo de un proceso exitoso. A lo largo de las primeras décadas de crecimiento de la industria en el país fueron muchos los intentos de lograr un gremio fuerte y unido pero pocos lo resultados. A excepción de FEDESOFT (que es resultado de la unión de INDUSOFT y FEDECOLSOFT) son pocos los gremios que han obtenido representatividad.

Pero los tiempos han cambiado y la nueva sangre ha generado unos nuevos impulsos de colaboración que ya han generado resultados tempranos, en parte debido a los programas de fortalecimiento empresarial que han promovido la asociatividad entre empresarios.

Pero que es exactamente un clúster?. De acuerdo a la definición dada por el Profesor Michael Porter de la Universidad de Harvard un clúster es: Un clúster es un grupo de empresas con actividades relacionadas, geográficamente concentrado, acompañado de instituciones relacionadas y unido por características comunes y complementarias que todos comparten”. Los actores que componen un clúster son:

  • El sector empresarial
  • El Gobierno
  • La academia
  • Las instituciones financieras

Uno de las principales características es la cercanía geográfica, ya que ésta insta a que la interacción de los actores genere ventajas competitivas en aspectos como Complementariedad, Benchmarking, Innovación, Emprendimiento.

A nivel de nuestro sector de Software y TI hoy en día ya hay varios clústeres que han tomado vida y están generando negocios y competitividad para sus regiones. Se destacan actualmente por su crecimiento y solidez: Clúster de Software y TI (coordinado por la Cámara de Comercio de Bogotá), CETICS (Santander) y  CaribeTIC (Costa Atlántica).

Pienso personalmente que la manera en lograr que la competitividad de nuestro país crezca y que nuestro sector de Software y TI sea en realidad de Clase Mundial es mediante la asociatividad y el colaboracionismo. Debemos dejar de un lado los miedos al fracaso y la desconfianza inherente y lograr que entre todos creemos proyectos integrales, por eso invito a todas las empresas del sector, estén en donde estén, que se vinculen al clúster de su región, conozcan a su competidor y lo conviertan en aliado.

 

Daniel Fernando Cortes G.

Twitter: @danielfernandoc

Linkedin: DanielFernandoCortesG

 

Publicado en Sin categoría | 1.108 comentarios

Dime cómo es tu usuario y te diré si tu proyecto es exitoso

Hace pocos días en mi familia decidimos adoptar un gatito bebé abandonado, con el fin de que mis hijos tuvieran un contacto más directo con mascotas y asimismo adquirieran más responsabilidades.  A simple vista la llegada de un gatito no debe alterar mucho el diario discurrir de una familia, pero ese primer día fue impactante, ella cambió todo los procesos y actividades de la casa; cambios que duraron mientras que nuestro nuevo miembro se acopló.

Este tema me puso a pensar en que si algo tan simple a simple vista afectó tanto el funcionamiento de una casa, cómo afecta en el entorno empresarial la implantación de un software en una organización y sobre todo, el manejo a nivel de usuario de estos cambios.

A nivel personal tengo una amplia experiencia en implantación de proyectos, muchos han terminado exitosamente, pero otros no han dado el resultado esperado; bien sea porque finalmente el producto esperado sale a producción pero nunca funciona bien y finalmente es cambiado; o porque se queda guardado y nunca ve la luz.

Este tipo de situaciones han sido históricamente inherentes a los proyectos de software desde su inicio por múltiples razones que incluyen, en mi opinión:

–    Proyectos organizacionales no necesarios para la empresa.

–    Proyectos con requerimientos confusos y poco claros.

–    Proyectos en los que la participación de los usuarios finales no fue clara ni determinante.

–    Proyectos donde el proveedor no fue seleccionado por su capacidad técnica.

–    Proyecto para organizaciones que no tienen claro su horizonte empresarial.

–    Producto que no cumple las expectativas o necesidades de la organización.

–    Proyectos generados con base en implicaciones políticas.

–    Proyectos que no contaban con el presupuesto financiero ligado.

Las causas de estas situaciones han sido estudiadas, analizadas y revisadas desde hace años, lo que ha permitido generar políticas y procedimientos que incluyen desde la adopción de PMI en proyectos de software y tecnología hasta la inclusión de especialistas como psicólogos para mitigar la resistencia al cambio.

Considero personalmente que todos los estudios, proyecciones, revisiones y similares, aunque son muy completos con la información que manejan, no le dan la suficiente relevancia, y sobre todo desde la perspectiva adecuada, al papel del usuario operador en todo el proceso. Con el fin de dar claridad a mis consideraciones quiero acotar y definir los tipos de usuarios típicos en una implantación:

–    Usuario ‘decisor’, este hace referencia al usuario o persona que tiene directa incidencia en las decisiones a nivel financiero de un proyecto. Para este tipo de usuario el éxito del proyecto se mide en función de resultados a nivel organizacional o de entes de control.

–    Usuario Directivo, es el usuario perteneciente a las altas directivas que entiende y comprende la esencia y necesidad del proyecto a nivel organizacional y participa activamente en el seguimiento del mismo. El resultado del proyecto se mide por la mejora de sus indicadores de gestión.

–    Usuario técnico, en proyectos de tecnología siempre es importante la participación del área de tecnología, la cual da la plataforma que permite el funcionamiento del producto adquirido. El éxito del proyecto está medido por el funcionamiento en la infraestructura existente en la entidad.

–    Usuario Clave, es el usuario que funcionalmente conoce la operación del área en la que tiene incidencia el proyecto, su éxito está en la medida que su área mejore el funcionamiento y servicios para sus consumidores finales.

–    Usuario operador, como su nombre lo dice, es quien realmente opera el sistema. Para estos usuarios el éxito del proyecto está en la medida que ellos sean capaces de operar las nuevas herramientas y de que su estabilidad laboral no se vea afectada.

Todos los proyectos enfocan la mayoría de sus esfuerzos en los usuarios directivos (Gerentes, presidentes o vicepresidentes) o en los usuarios clave (Jefes de área o departamento), pero son los usuarios operadores (Cajeros, asesores comerciales, auxiliares de contabilidad, etc.), quienes realmente hacen que el proyecto fluya, pero infortunadamente éstos no reciben la misma atención.

Mi experiencia me ha mostrado que el éxito de un proyecto es directamente proporcional al compromiso y disposición de los usuarios operadores. Y este compromiso y disposición se logra yendo más allá de la funcionabilidad del producto final, involucra varios elementos de índole psicológico, laboral y socioeconómico que deben ser tenidos en cuenta.

Muchas veces las personas que estamos involucradas directamente en la ejecución del proyecto nos olvidamos que los usuarios operadores son personas que muchas veces no están preparados (ni psicológicamente ni académicamente) para la responsabilidad que comienzan a tener  con la operación de una nueva herramienta de software. Para ellos un proyecto de esta índole muchas veces es considerado como una amenaza para su estabilidad laboral, para su situación económica y para su status quo. Y esto se ve así ya que muchas organizaciones justifican los proyectos en busca de “eficiencia operativa” que termina convirtiéndose en disminución de la planta laboral.

Creo vehemente que cualquier proyecto de implantación de software y tecnología debe incluir, adicionalmente de todas las estrategias mencionadas antes, una estrategia más que enfocada a la resistencia al cambio, debe ir dirigida a  una “reinserción” laboral en la cual estos usuarios operadores, más que una herramienta, se sientan como lo que realmente son, una parte importante de las instituciones.

Hay un refrán que dice “Las personas pasan, las instituciones quedan” y aunque es cierto, no hay que olvidar que mucho del ADN de una organización es dado por las personas que laboran en ella, por esto es que hay que darles la importancia que se debe.

PD. El nombre de mi gata es Io Chewbacca

Daniel Fernando Cortes G.

Twitter: @danielfernandoc

Linkedin: DanielFernandoCortesG

Publicado en Sin categoría | 600 comentarios

De los proyectos y cómo cumplirlos…

“La única diferencia entre un sueño y un objetivo es una fecha.”

– Edmundo Hoffens

La vida está llena de proyectos, unos se cumplen y otros nunca ven la luz del sol: el proyecto de la universidad, el proyecto de vida, el proyecto de armar la biblioteca que esta arrumada en el cuarto de San Alejo, el proyecto de bajar de peso, el proyecto de actualización tecnológica, etc. Y todos estos proyectos, sin importar su envergadura, tienen una serie de características similares que los enmarcan y los definen: Tiempo, Recursos (físicos o monetarios), metodología (como hacerlo realidad) y participantes (con quien cuento).

Comencemos por el TIEMPO. Un proyecto necesita tener definido cuando comienza y sobre todo cuando termina, y que ésta información la conozcan todos los involucrados. Este tiempo debe ser factible de cumplir y aceptado por los que participan. De nada sirve un proyecto que diga que en una semana voy a bajar 20 kilos de peso o que voy a implantar un software de misión crítica en tres meses, cuando son tiempos incumplibles.

La siguiente variable son los RECURSOS. Estos recursos no se limitan solo a los monetarios e incluyen también los físicos. Estos deben estar medidos desde el principio y deben ser limitados y finitos. Ningún proyecto requiere recursos infinitos Estos recursos deben ser limitados, finitos y de cumplimiento y aceptación por los involucrados. Por ejemplo, en el proyecto de la biblioteca, se debe tener el espacio físico necesario más los instrumentos necesarios (martillo, clavos, etc.) de manera que se garantice que el mueble se puede armar. En un proyecto de implantación de software se debe tener la infraestructura necesaria para su cumplimiento.

La manera de llevar a cabo el proyecto o METODOLOGÍA es muy importante. No existe LA METODOLOGÍA única que garantice el éxito. Lo importante es saber desde un principio como se van a hacer las cosas y hacerlas de acuerdo al plan, y que éste plan incluya todos los riesgos asociados. En este plan influye mucho la experiencia de los participantes y lo que se conoce como “Mejores prácticas” Continuando con el ejemplo de la biblioteca, mientras alguien la puede comenzar a armar de abajo hacia arriba, otra persona la puede armar de arriba abajo, la mejor práctica es seguir las instrucciones y el riesgo es que hagan falta piezas o que nuestro armario no quepa en nuestro cuarto. En un proceso de implantación de tecnología existen directrices como las contenidas en el PM Book.

Por último, y uno de los elementos más importantes, lo constituye los PARTICIPANTES del proyecto. Siempre debe haber entre los participantes del proyecto alguien que lo coordine y tome la decisión final. Asimismo los participantes deben estar identificados con el objetivo del proyecto y desear también que este sea realidad.  De nada sirve armar un armario en el cuarto de alguien que no quiere tenerlo.

Los proyectos que no llegan a feliz término, por lo general se deben a que la sinergia de las variables anteriores no se da de la manera adecuada, ya que uno o más de los elementos anteriores no se sintonizan con los demás.

No hay una fórmula secreta que garantice el correcto resultado de un proyecto, pero con el equilibrio adecuado entre el tiempo, recursos, metodología y sobre todo un excelente equipo de trabajo, el éxito es muy probable que se presente. En un proyecto relacionado con servicios de tecnología, el elemento mas importante lo constituye sin lugar a dudas las personas, ya que éstas van a ser las que realmente los que le den sentido a un proyecto de éstos, y sin el compromiso, aceptación y dedicación NINGÚN proyecto de software funcionará.

Daniel Fernando Cortes G.

Twitter: @danielfernandoc

Linkedin: DanielFernandoCortesG

Publicado en Sin categoría | 2.578 comentarios

Del divorcio entre la academia y la empresa y otras plagas

Desde hace unos años para acá, es normal en mis labores diarias hacer entrevistas de trabajo. Infortunadamente, los trabajos relacionados con tecnología son los que presentan mayor rotación de personal. Lograr que un empleado dure más de un año en un puesto es casi un milagro. No importa realmente si se ofrece más dinero o privilegios laborales, los empleados simplemente se aburren y cambian de trabajo.  Esta situación se complica más con los cambios en regulación laboral que han permitido que un empleado renuncie de un momento a otro sin preaviso y sin mayor restricción. En lenguaje coloquial, simplemente dejan “botado” el puesto y ya.

Aunque esta son situaciones  difíciles, ya forman parte del funcionamiento del sistema  y por ende ya se tienen mecanismos que permiten mitigar el efecto de esas renuncias espontáneas o de la alta rotación de personal. Lo que realmente es complicado, y sale de control de la mayoría de empresas, es el divorcio entre la academia y las empresas con sus estudiantes o recién egresados.

¿Pero en que consiste este divorcio? Básicamente la academia no está formando a los estudiantes en las habilidades y aptitudes que se requieren en el mundo empresarial, por lo que una vez un estudiante o egresado se vincula a una empresa, éstas deben tener ciclos de formación que toman  entre 3 y 6 meses antes de que el empleado sea realmente productivo. Y si partimos de la premisa que un empleado tiene la mayoría de veces un tiempo de un año en una empresa de tecnología, pues solo será productivo 6 meses. Para empresas de conocimiento, como lo son las empresas de software, contenidos digitales y TI, esta es una situación compleja con alta incidencia en su productividad.

En mi experiencia profesional esta situación ha ido creciendo exponencialmente y en todos los niveles. No solo aparece al contratar ingenieros, sino también ocurre cuando se contratan técnicos o tecnólogos, no importa la universidad o institución educativa de la que provengan, la formación no está acorde a los requerimientos del mercado.

En mi opinión personal esta situación se presenta por varias razones diferentes:

  1. Las universidades o instituciones educativas están enseñando solo el manejo herramientas, pero dejan atrás todo lo referente a las conceptualizaciones y a la capacidad de generar soluciones a problemas reales.
  2. Las universidades están titulando en dos carreras simultáneamente o en una carrera y una especialización sin que el estudiante haya adquirido la suficiente experiencia en el mundo real.
  3. Las universidades y en especial las instituciones educativas de técnicos y tecnólogos olvidan la importancia de las matemáticas y las ciencias en la formación de los futuros profesionales.
  4. No se educa con el objetivo de “pensar diferente”, buscar soluciones innovadoras a problemas existentes.
  5. No existen cátedras suficientes que incentiven la multidisciplinariedad educativa. No hay que olvidar que el fin principal de estas disciplinas es solucionar problemas de USUARIOS FINALES, que muy rara vez son usuarios entrenados en tecnología.
  6. En el mundo actual del software corporativo y de TI hay dos columnas principales, la programación y el manejo de bases de datos. Los estudiantes y recién egresados no vienen con la suficiente formación en estos dos aspectos. He visto varios casos de egresados de universidades muy importantes que no son capaces de escribir una sentencia SQL básica o de crear un algoritmo simple.

Pero la pregunta clave es: ¿Qué hacer? Este es uno de los principales problemas que se ha detectado en los estudios realizados por y para el sector por diferentes entidades como el PTP (Programa de Transformación Productiva), la Cámara de Comercio de Bogotá, el SENA o FEDESOFT, y se están creando e implantando diferentes programas (como Finishing Schools o el plan Semillas) que buscan disminuir esta brecha. También el Ministerio de Educación Nacional ha abierto convocatorias abiertas con el fin de generar programas que vinculen al sector empresarial con el sector educativo, creando programas en los cuales los empresarios participan en su ideación. También hay varias universidades y fundaciones universitarias que han abierto sus puertas a que los empresarios participen en la creación de nuevos programas.

Pero esta es una labor de largo aliento, en la cual los resultados todavía están por verse. El principal recurso de las empresas de conocimiento es el Talento Humano, es el gran diferenciador y el que realmente puede dar un valor agregado a nuestros productos o servicios.

 

Daniel Fernando Cortes G.

Twitter: @danielfernandoc

Linkedin: DanielFernandoCortesG

Publicado en Sin categoría | 480 comentarios

Todos los caminos conducen a…. Silicon Valley

Debido al interés de la empresa en donde laboro de investigar nuevos mercados para sus productos, he tenido la oportunidad varias veces de viajar a San Francisco y a lo que se conoce como Silicon Valley.

Lo primero que hay que anotar es que, a pesar de lo que muchos piensan, Silicon Valley como tal, no es un sitio geográfico, es más una denominación o un reconocimiento de varias ciudades (Palo Alto, San Francisco, Mountain View, Cupertino, San Jose, Santa Clara, Sunnyvale y más)  de lo que se conoce como Bay Area, en reconocimiento a que hace muchos años este era el centro de desarrollo de todo lo que tenía que ver con procesadores (por eso el término silicio). Así como fue evolucionando la industria de la computación a industrias de tecnologías de la información, así mismo evolucionó Silicon Valley, de ser el centro de desarrollo de componentes de hardware a ser un gigante HUB de tecnologías de la información en general.

Pero lo más importante de Silicon Valley nunca han sido las empresas que están instaladas en el Valle, sino el ecosistema como tal, muy particular y propio, que se ha ido construyendo con el paso de los años y que es la fortaleza más grande. La cultura de colaboración e integración de todos los actores de la cadena de valor es lo que destaca este sitio sobre muchos otros.

Está ecosistema está basado en una sincronización casi perfecta de universidades (como Berkeley o Stanford), Grandes empresas (como Google, Oracle, IBM, Facebook y muchas más), incubadoras y aceleradoras de startups, empresas consultoras (BDGuidance, Explora International, Accelerate, y más), los inversionistas de todo tipo (Venture Capital, Angel Investors, sector financiero), el gobierno local y estatal, los sitios web para planear y difundir eventos (meetup o evenbrite) y una gran comunidad de emprendedores y startups, que todos los días propician sitios de encuentro entre todos los actores de manera que el activo más importante de este tipo de industria, que es el conocimiento, fluya de manera eficiente a todos los interesados.  El ecosistema está basado en la cultura “cómo nos podemos ayudar unos a otros”, y no como pasa en Colombia en general de “lo que es mío”.

Todo esto se puede resumir en una palabra genérica de mucho impacto, NETWORKING, que en español se podría traducir en la construcción de redes de contacto a nivel de negocios o personal. La clave del networking es “puede que no tenga lo que usted necesita, pero sí se quién lo tiene y lo puedo ayudar a contactarlo”. Esto implica la construcción de una sólida red de contactos, en donde la herramienta clave es LinkedIn, la red social a nivel profesional y de negocios más importante del mundo. En Silicon Valley es vital tener un perfil de Linkedin creado y con información valiosa para los demás.

Otro de los elementos clave en el ecosistema es el valor del fracaso. A diferencia de la cultura colombiana y latinoamericana en general,  en Silicon Valley, es aceptado y valorado el fracaso como un elemento que genera experiencia y aprendizaje. Muchos de los grandes empresarios y emprendedores del Valle han tenido varios emprendimientos fallidos  que no han sido obstáculo para seguir generando nuevos negocios.

Silicon Valley y toda el área de la Bahía es un sitio multicultural y muy interesante, motor de la economía en USA, con mucho que explorar y aprender. Para todo el interesado en el mundo de la tecnología, software, contenidos digitales y demás, venir acá es una experiencia inigualable.

 

Daniel Fernando Cortes G.
Twitter: @danielfernandoc
Linkedin: DanielFernandoCortesG

Publicado en Sin categoría | 738 comentarios