Folclor (folcklore, folklore) Digital

 No recuerdo en donde, pero alguna vez leí que la cultura es tan relativa, rica, diversa; que casi cualquier expresión humana hace parte de la misma, lo que nos constituye, identifica, forma. Es decir, que como parte del querer, pensar, creer de una determinada sociedad, todas sus expresiones son folclor (folcklore, folklore o como se quiera escribir).

 

Por lo general se han atribuido estas expresiones de la cultura, o la constitución de la misma como delimitadoras de una etnia, de una comunidad especifica, como elementos diferenciadores entre unos y otros, factores de constitución de naciones y establecimiento de valores intrínsecos, casi siempre circunscritos a un territorio.

 

Pero en internet, entre un sinnúmero de espacios, entre redes sociales, plataformas de servicios, ¿podríamos ser considerados comunidades? ¿podríamos tener una cultura propia? ¿expresarla a través de un folklore?

 

Algunos afirman que las subculturas han hecho su inmersión lógica dentro del internet y que podemos encontrar usuarios con características comunes a los que sería dable  agrupar bajo una misma denominación, bajo una etiqueta.

 

Blogeros, tuiteros, freaks, trolls, gamers, geeks, hackers, lammers, podrían ser algunos de los calificativos dados a los ciberocupantes, asociados con la plataforma en que aterrizan de forma usual, o la que consume la mayor parte de su tiempo en la red; aunque sería una etiqueta relativa, en tanto muchos podrían ser varias cosas a la vez, incluso bajo perfiles o nombres de usuario diferentes, con total independencia entre ellos.

 

De otra parte, algunos aspectos de la vida análoga también hacen su traslado hacia los ambientes virtuales, con ello podemos encontrar fans de multitud de deportes, de los propios equipos que los practican, de toda clase de artistas y celebridades, adeptos de la tecnología, o cualquier otra afición, gusto, conocimiento o saber.

 

La libertad para expresar, para compartir, así como para tener acceso a lo que otros expresan y comparten nos ha hecho ante todo miembros de la comunidad global del internet, podemos tener seguidores, contactos o amigos de cualquier naturaleza, edad, condición social e incluso idioma (el país ni lo menciono, puesto que las fronteras quedan totalmente diluidas). Nuestra comunidad se hace variable, mixta, aunque mediada por nuestra voluntad y gusto, como un país cuya nación se construye por el consenso verdadero de sus miembros, toda una utopía social.

Acerca de IvanSanchez

Oscar Iván Ramírez Sánchez (Iván Sánchez). Abogado. Candidato a Máster en Propiedad Intelectual. Escritor, ciber-ocioso, geek, especulador, amante de las nuevas tecnologías, observador de la cultura digital y sus implicaciones.
Esta entrada fue publicada en editorial y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *