El sistema de esperar

En este país, el sistema de salud es un viejo amigo de la paciencia, esperando por mucho y a la vez por poco.  Yo por ejemplo, me encuentro en una sala de espera donde la calma se convierte en desespero y los rostros enfermos de tanta espera, esperan a ser atendidos por el médico, la enfermera, el funcionario o una ficha que los espera.

Las horas son largas y la relatividad se libra de toda norma.  Las esperanzas se funden con el tedio de la mañana, tarde y noche, pues aquí siempre se espera una y otra vez, hasta completar el ciclo de un reloj cansado pero dispuesto, tan dispuesto como cada personaje en esta sala.

Aquí todos son iguales, metidos dentro de una caja con paredes blancas y sonrisas cansadas.  La muchedumbre se reduce al tic tac repetitivo, los susurros desmotivados y cotidianos, se mezclan entre los pacientes  y  las enfermeras que también sonríen con leve impaciencia, ellas esperan, todos esperamos… ¿Y usted qué turno tiene?

Espere, ¿Quién es usted? ¿A qué viene? ¿Tiene los documentos?, bueno con mucho gusto ya lo hago pasar, espere un momento…Preguntas y cansancio, laberintos y escaleras, todo es una señal de que pronto seré atendido, no sin antes esperar.

Esperé un momento llenando una encuesta, uno de esos documentos aliados al sistema de la espera.  A mi lado, una anciana espera también, sus ojos se clavan en el reloj, después en la ficha que tiene en sus manos temblorosas y luego de vuelta al reloj.  Yo me pregunto cómo una persona que ha esperado casi toda una vida, termina en un lugar de estos, sólo para seguir esperando.

Los bebés lloran, las madres no dicen nada, están cansadas y sólo necesitan que los números avancen.  La puntualidad no tiene entrada en esta sala, parece como si nada pudiera agitarse, es un lugar detenido en el tiempo y el espacio, un cuarto de luces pálidas y aburridas.

El médico sale de su consultorio, miro mi turno y después su cara.  – Espere un momento que ya lo atiendo – me dice. Supongo que ya no debo esperar tanto, entonces espero y espero, soy el último de la sala y el primero en darme cuenta, ¿De qué?

La puerta se cierra, la atención es corta y poco convincente.  Salgo del consultorio y veo un nuevo rostro que acaba de llegar, entonces pienso: Bienvenido a la sala de espera.

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La era de la estupidez

Para ciertas personas (lamentablemente no para la mayoría), preguntarse sobre los procesos sociales que vivimos actualmente, es simplemente una cuestión indispensable.  ¿Cómo no cuestionar la carencia de los derechos fundamentales? ¿acaso es más fácil ignorar está situación y dejar de lado que nos incluye a todos? o ¿somos invencibles y no debe preocuparnos el camino incierto que la humanidad ha decidido recorrer?
Estas preguntas por simples y obvias que parezcan, no tienen cabida en la era de la estupidez.  La televisión, la radio, los periódicos e incluso una parte considerable de internet, están dedicados a producir los aspectos más triviales y vulgares de lo absurdo.  Sin embargo estos medios no son en sí los culpables de la decadencia mental que nos corroe, pues hay quienes saben buscar e investigar de manera selectiva la información requerida para entender el contexto que nos rodea.  No obstante, aquellas personas son una minoría ante el grave problema de vivir sin preguntarse para donde vamos.
En cierto punto es bueno dudar.  Levantarse todos los días a la misma hora o más temprano, no hace la diferencia  en el proceso evolutivo. Seguimos siendo esclavos con ciertas libertades, como las de poder decidir en un supermercado (con la ayuda de los sabios bolsillos), si podemos llevar un producto u otro.  ¿A esto hemos llegado?.  Otra pregunta que no es popular a pesar de tener un buen peso.
El consumo nos ha desviado del conocimiento, los gobiernos manejados por empresarios sin visión democrática, científica e intelectual, son ahora el pan de cada día (cuando se puede comer) en un espectáculo aburrido que no promete un final satisfactorio.  Los actores de está película sin argumento, se han tomado muy enserio el papel de sabotear las razones clave que abandonaron la importancia para convertirse en urgencia. ¡Es ahora o nunca!
Estas amenazas que adornan un panorama ignoto, son reforzadas bajo la manipulación psicológica de un negocio rentable como la religión y otros más…(mucho mejor si el lector se pregunta cuales).  Cabe destacar que la exigencia de pruebas es un pecado que puede acabar con los cimientos de la credulidad.  Sin esta última, serían vanos los esfuerzos por mantener un imperio justificado a través de la fábula, ya que se empiezan a dilucidar las ventajas de preguntar y la inconveniencia de responder, entonces ¿qué esperamos?
Es curioso ver como se subvierte la importancia de leer.  Ahora está de moda dejar de pensar para vestir el atuendo de la idiotez, y por fuerte que esto parezca, es una realidad indiscutible pues son pocos los que tienen la idoneidad para debatirlo (sobretodo si nos basamos en las opiniones superfluas de las figuras publicitarias que sonríen y aprueban cualquier barbaridad).
Nos relajamos en los campos prometedores de la tecnología.  Se ofrecen vidas cómodas donde todo es accesible y funcional, pero ¿porqué solo podemos verlo en la televisión y la publicidad?, ¿ no sería mejor aprovechar y difundir las herramientas tecnológicas para todos, en vez de dedicarse a comprar ‘teléfonos inteligentes’ asumiendo que nos liberan de pensar por si mismos?.  Si esta es la cúspide tecnológica, entonces las preguntas deben ejecutar un papel importante dentro de nuestro conocimiento.
De nada sirve utilizar un objeto sin entenderlo como tal.  Nuestro cerebro es, y ha sido, la base para crear y generar ideas profundas, de lo contrario no habríamos avanzado hasta este punto crucial.  Podemos explicar procesos complejos y suministrarnos un deleite cultural e intelectual satisfactorio que nos ofrece mucho más que los mensajes de texto y las aplicaciones vacuas de lo que nos han vendido como tecnología, además de ser muy cara y poco prometedora.
Los detalles de esta breve opinión, son apenas una superficie sutil de la gravedad que nos acecha.  Es necesario buscar explicaciones racionales ante la euforia mediática y los discursos del miedo que se apoderan de nuestras mentes acostumbradas a lo irrazonable. En esta etapa, una pregunta renace como luz en la oscuridad y es mejor realizar los cuestionamientos por sencillos que parezcan, que simplemente esconderlos y pasar como un entendedor sumiso en la era de la estupidez.
Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¡Animales!

En caso de que usted no lo sepa, no lo crea, e incluso lo dude, todos los presentes y a punto de llegar,  somos ANIMALES.  La soberbia de muchos y el chovinismo cínico de creer que nos encontramos en mejores condiciones de proyectarnos hacía el futuro, refleja la ingenuidad que nos persigue y amenaza.

Las carretillas del atraso marchan sin ningún problema aparente, adornadas por el embriagante acoso y la ley del que pega más duro.  El maltrato animal es un aspecto cotidiano que corroe todo avance tecnológico, intelectual y cultural de una sociedad como la nuestra.   La evolución nos confronta con el pasado, estamos ligados a los sucesos que edifican la historia y por nuestras venas corre la sangre animal que ahora es derramada sin ningún sentido.

Las leyes buscan proteger al hombre de sí mismo, los comerciales inundan las pantallas con fuertes avisos de autoayuda y superación a través del consumo, y mientras todo aquello ocurre sin ser tomado en cuenta con la importancia del caso, las especies que nos han acompañado en este largo proceso se despiden de un planeta en constante movimiento.  Es necesario tener en cuenta que la decisión final no la tomamos nosotros.

Gandhi  pensaba que la grandeza de un pueblo se juzga por como trata a sus animales.  En este caso es mejor no medir, así no salimos perdiendo en este concurso de popularidad, cuyos participantes obcecados con la “razón” se empeñan en llevarlo hasta un final incierto donde cada vez se hace más evidente la carencia de memoria e interés por nuestro entorno.

“Usted es bien animal”, le gritaba una señora a un taxista que casi la atropella.  El taxista furioso empezó a describir su desagrado con una serie de palabras bien adornadas.  La pregunta no radica en quien de los dos es más animal, sino a que lugar pertenecemos como especie,  cuando no respetamos ni la nuestra.

Los seres vivos debemos compartir este espacio para prevalecer.  Respetar nuestras raíces y el humilde camino que se ha construido a través de la historia,  es el equivalente a la protección de nuestros hermanos en cuestión.  Con una tendencia destructiva y segregada, no estamos librados de las consecuencias catastróficas que van mucho más allá de las predicciones baratas y los castigos endebles que proponen las autoridades irrazonables.

Para terminar, mis más sinceras disculpas a todos ustedes ¡ANIMALES!

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Lámparas mágicas y tecnología

En Tiempos de guerra y a toda marcha, las nuevas tecnologías ofrecen un escudo para los lectores de la realidad que justifican su visión crítica ante los sucesos informativos que no siempre se comprometen con los hechos.  Sin embargo,  las redes sociales y el amplio espectro de Internet, han logrado lo que se puede denominar como “la lámpara mágica de la información”,  puesto que en términos de agilidad y confianza, muchos usuarios del ciberespacio poseen el poder sin barreras que brindan los teclados expertos y los celulares inteligentes, a través de esta fascinante herramienta.

Twitter, Facebook, Instagram, entre otras redes sociales, son apenas la superficie de las profundidades tecnológicas que día a día concluyen el papel de los consumidores de información y contenidos llamativos alrededor del mundo.  De esta manera, las cortinas de humo se ven amenazadas por la idoneidad informática de lo que Carl Sagan previno como la nueva etapa de la evolución intelectual de los humanos.

Actualmente los sucesos viajan a través de cables y circuitos especializados.  Las fronteras geográficas no son impedimento para los rostros que interactúan desde sus ordenadores y dispositivos móviles intercambiando datos y cultura.  Desde aquí, podemos observar el universo alternativo que se sitúa en la etapa más innovadora de las sociedades y el mundo como lo conocemos.

No obstante, los contenidos vacuos y la publicidad agresiva se han colado en este tren informático para alterar los procesos educativos de la red.  Es en esta etapa cuando se necesita de las herramientas y valores de selección de información que ofrecen los distintos portales en Internet.  Hemos pasado de las clases magistrales en los tableros, a las pantallas interactivas de la razón  para entender lo que percibimos, haciendo necesaria la inducción  de las nuevas generaciones rodeadas por este mundo tecnológico, a un entendimiento profundo de la historia y el avance intelectual de nuestra especie.

Millones de datos se refugian en la red.  El libre acceso al conocimiento por fin se mantiene como un derecho de ciudadanos  que exigen e intercambian sus puntos de vista ante la cotidianidad.  Lo que antes se guardaba en los hogares como una enciclopedia del saber, es ahora sintetizado de manera gratuita y rápida para los usuarios curiosos de las herramientas virtuales.  Wikipedia es un ejemplo claro de esta reflexión.

La educación es uno de los aspectos que debe aprovechar este flujo masivo de ideas y razonamientos cibernéticos.  Al acceder a los portales de Internet, los riesgos de saturación y difusión se filtran para generar más que ‘sugerencias’.  Esto conlleva a que varios usuarios de la red, vean esta herramienta con un sentido trivial en vez de una grandiosa oportunidad para dar a conocer sus perspectivas y motivaciones.

Internet es de todos  y como beneficiarios de este mar de datos que avanza a gran escala, debemos cuidar su integridad futura. ¿Qué diría un extraterrestre ante el flujo tecnológico que hoy se agita como una bandera de ideales plasmados en las mentes inquietas de los terrícolas?, no lo sabemos, pero el descubrimiento del ciberespacio está en nuestras manos.  Ha llegado como un regalo brindado por la inteligencia, logrando vencer las barreras y elites de la información, es una lámpara mágica que esconde una infinidad de deseos. ¿Qué le dejaremos a los nuevos portadores de esta bandera tecnológica?

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Movimientos sociales

El tiempo corre y las generaciones esperan un cambio prometedor. Internet para todos y libre información.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario