Si vas a una entrevista prepárate y sé tú mismo

Una de las grandes metas de los recién egresados o de aquellas personas que están en búsqueda de trabajo en una organización, es lograr una buena primera impresión y que se pueda, obviamente, firmar un contrato. Pero cuando la entrevista acaba y no somos seleccionados nos preguntamos ¿qué pasó?

En RUBICA, mediante nuestras diversas convocatorias, hemos encontrado que a veces las personas crean crean mitos en lo laboral para generar falsas imágenes de sí mismo y por ende, no logran su objetivo de ser seleccionados.  A continuación algunos sencillos tips a tener en cuenta al momento de entrar en la lógica de búsqueda de trabajo:

Seguro, no sobrado.

Tener una muy buena experiencia no significa que seas la persona más calificada.  Nunca hay que mostrarse como una persona que conoce todo, pues en las empresas se quieren personas que estén dispuestas a aprender, y el ser muy “sobrado” no permite ver esa capacidad de querer atreverse a aprender e innovar.  Esto no quiere decir que no demuestres tus conocimientos, pero para todo hay un momento, y el primero es generar empatía y demostrar capacidad de hacer lo que solicitaron en la convocatoria.

Si no sabes un concepto, no lo uses

A veces por querer parecer conocedor, se intenta aplicar y usar palabras que seguramente nuestros entrevistadores conocen.  En redes sociales y herramientas digitales, surgen tecnicismos o palabras en otro idioma, que si no conocemos, es mejor que ni las pronunciemos, así que el feishhbuk, el tuirter, no existen y no se deben ni nombrar.

No simules, eso se nota

Ser detallista o exigente no es una cualidad escondida en defecto.  Así que si crees que un defecto tuyo es uno de estos dos: reformúlalos.  En este tipo de ejercicios empresariales, las personas no comen cuento y menos les gustan las personas que no son capaces de verse, analizarse de manera madura y razonable y que no puedan ver esos lados tanto positivos como negativos que todos tenemos.  Normalmente en una selección de personal, se buscan personas, no máquinas, y en nosotros no todo es bueno.  La pregunta que surge, normalmente se hace para saber cómo son los candidatos en el mundo real.

La necesidad no es un buen argumento

Para muchas personas que buscan empleo, inspirar lástima es una forma de apelar a lo emotivo para lograr un trabajo.  Frases como: “yo trabajo en lo que sea” o “es que tengo una necesidad tan grande que yo lo hago porque necesito reactivarme laboralmente”, son argumentos que terminan siendo contradictorios, si uno tiene necesidad ese debe ser el motivo para buscar empleo o ser emprendedor y además, la sensación que da es que si tiene necesidad el día de mañana, cuando tenga otra oportunidad saldrá corriendo porque en ese espacio ya me pude estabilizar y luego si va a poder trabajar en lo que quiere.

¿Exceso de experiencia?

Si tienes mucha experiencia y has pasado por muchas áreas, enfócate en el trabajo al que te estás presentando.  Si se necesita una persona en un aspecto asistencial y a eso aplicaste, no intentes subir tu perfil, pues esto da una impresión de que no estás hecho para el trabajo, pues no te vas a sentir cómodo con tus funciones.  Es importante que personalices tu currículo pues las personas y los profesionales tenemos diferentes facetas que pueden ser de utilidad en una empresa y en otra no son necesarias.

Di la verdad.

Es notorio que las personas saben mentir, pero cuando hay entrevistadores que ya han visto muchos rostros pueden reconocer cuando una persona miente.  Si no sabes algo, no intentes ajustar tu experiencia o profesión como pretexto de conocimiento. Lo que si puedes decir es que puedes aprender, pues todos lo podemos hacer.

El tiempo es corto, hazlo efectivo.

No hables demasiado, a menos que veas que resulta interesante para tu entrevistador,  Muchas veces hablar de más aburre y no hacerlo también, así que la justa medida es importante en el momento de una entrevista.

Tu hoja de vida es tu carta de presentación.

Si quieres lograr que una entrevista suceda, has tu hoja de vida como si fuera un producto a entregar a un futuro jefe.  Que pueda condensar lo que eres profesionalmente, que permita mostrar de lo que eres capaz.  Si estás intentando entrar a una empresa de tecnología, una buena forma de mostrar tus conocimientos es utilizando todas las fortalezas de los correos electrónicos, de diseño, de redes sociales, de plataformas o de formatos.

Personaliza, no envíes masivos

No hay nada más incómodo para una persona que hace una selección que encontrarse que las personas que le está enviando la información para hacer parte de su empresa envíen hojas de vida masivas.  Hay que dar a la empresa a la que se está enviando nuestra presentación la suficiente importancia, es solo un detalle de pura cortesía, pero también para que seas tenido en cuenta, si ves a una empresas como una más, ella seguramente hará lo mismo contigo, te verá como un candidato más, no como un futuro empleado..

Y por último

· Si eres nuevo en el tipo de empresa que quieres estar, investiga y no creas que todo te lo van a decir.

· Pregunta cuando creas conveniente, si no comprendes algo en lo que te dicen, es mejor que te veas como una personas curiosa.

· Si no eres capaz de hablar de ti mismo, no podrás representar a una empresa, así que se sincero, eso seguramente será valorado positivamente.

· Se creativo, pues es un valor que muchas veces supera lo técnico y que es en la mayoría de las compañías de tecnología y comunicaciones se tiene como valor agregado para sus empleados.

Puedes contactarnos en info@rubica.net o a nuestro teléfono en Bogotá 4750531.

Queremos ser el Soporte digital para tus Ideas.

Esta entrada fue publicada en Rubica y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *