Robando Identidades Digitales. ¿Qué le ocurrió a @Paisa7?

Hola a Todos.

Creo que hoy mis palabras no deben leerse. Cedo este espacio a quien para mi ha sido y será un “Experto Total en Redes Sociales” Johans Adrián Peláez (@Paisa7) y quien hoy vive una angustia 1.0 por su actividad 2.0, pero mejor que el les cuente lo sucedido. Disculpa Adrián si lo tomé sin permiso, pero creo que esta al menos es una manera diferente de contarle a la gente a que nos vemos expuestos día a día en el ámbito digital.

Saludos

Daniel Montes B.

Me robaron la Identidad Digital ¿Quién me defiende?

Por: Adrián Peláez
@johanspelaez
Ex @paisa7

No aprendemos en cabeza ajena, y estamos sujetos a aprender por las experiencias. En la madrugada del 21 de Agosto, todas mis cuentas en Redes Sociales y la mayoría de mis Correos electrónicos fueron robados o “hackeados”, finalmente perdí el acceso de manera sistemática de casi todas, años de esfuerzo y trabajo sufrieron un “Golpe de Estado Digital” ante el asombro de amigos, curiosos y no simpatizantes.

Al perder control sobre mis correos, estos fueron cambiados (no solo el password) en cuentas como Facebook, Twitter, skype, foursquare, instagram, si, todas esas cuentas, ya notará el nivel de gravedad, perdí la oportunidad de ser escuchado de manera razonable por estas Redes Sociales que tienen mecanismos de recuperación de cuentas, cual círculos viciosos, donde es casi imposible llamar la atención de un humano, fuera de robots que auto responden llevándote al comienzo de tu solicitud: quiero mi cuenta de regreso, ¿ Qué debo hacer? Pero no te escuchan y terminas perdiendo fuerzas en una soledad terrible: conversar con un robot.

No entraré en detalles de las causas o modos operandi del robo de mi Identidad Digital; ya que eso está en manos de investigadores de Delitos Informáticos. Pero no basta con alertar a cambiar claves y blindarse, sino que también preocupa saber que hacer y saber quien te ayuda en caso de que pase. Se supone que las Redes Sociales son el nuevo escenario 2.0 donde escuchar al otro y tomar acciones al respecto es el éxito de los nuevos entornos digitales. Pero al ver este incidente, cual manejo de crisis de un cliente, se escuchan grillos en la noche y la soledad digital se hace presente.

Ni los más versados en los temas tienen respuestas claras, si, buscarse un forense digital, expertos en seguridad informática pero al final se trata de mover las influencias, al amigo del amigo o al conocido para que interceda por ti ante las autoridades en Facebook, Twitter o cualquier otra para que te devuelvan tu cuenta. ¿política digital?.

Mi caso no es único, es uno de muchísimos otros que se pierden en el olvido y la indiferencia. Tu identidad digital pareciera no tener dolientes. Y Si, aunque la vida sigue, y lo digital pareciera tener más vidas que un gato, no es justo, que no existan mecanismos de verificación de tu propia identidad ante autoridades digitales, porque estas últimas o existen, o al menos de quienes dependemos para que se decida si volvemos o no, es de la voluntad humana de algunos pocos, movidos muchas veces por la influencia.

Saber tejer redes más allá de lo digital:

Me preguntaron algunos amigos: ¿Te sientes desnudo? ¿Debe ser algo muy duro para ti? Y aunque no es cosa de chiste, y a pesar que fue un robo de un capital digital intangible e invaluable, tengo una fortaleza que me respalda y me da respiro, y es que de alguna manera supe, que el secreto de estar en Redes Sociales era tejer cada contacto entre lo humano y lo digital, bien sea que conozcas a las personas en la vida presencial o virtual, lo maravilloso está en llevar al cabo acciones que nos permitan estrechar manos y compartir un buen café.

Llevo años haciéndolo y terminé como un “Facebook con piernas” mis días ahora transcurren entre citas y reuniones de trabajo, de networking, cultivando mi propia comunidad: escuchando, compartiendo, recomendando pero sobre todo ayudando. Y lo de ayudar lo saben sobre todo quienes se tomaron la molestia de conocerme, más allá de la identidad digital.

Social Media, tierra media: tierra de trolles, “Haters gonna hate”
Aquellos que nunca se tomaron la molestia de conocerme por recelos prefirieron alimentar un mito que bajo intereses oscuros o amparados en la mediocridad fue el caldo de cultivo de no pocos enemigos silenciosos que finalmente tuvieron su día de gloria el día que se enteraron que perdí mis cuentas.

Muchos me tildaban de vendedor de humo hace 5 años, años durante los cuales muchos ahora dirigen agencias digitales, ellos aprendieron, bien por ellos, pero al parecer yo no tenía derecho a evolucionar. Mis enemigos hace años a manera de burla me llamaban el Experto en Redes Sociales o Social Media, más tarde mis amigos lo ratificaban al presentarme como tal ante clientes, oportunidades de negocios etc, siempre con la pena de aclarar como con miedo, yo no soy experto.

Identidad Digital ¿Quién la protege o respalda?

El gran debate apenas comienza, el valor de nuestros activos digitales no están amparados verdaderamente por nadie, gestionar la información, crear contenidos tiene un valor que va en incremento, pero que todo dependa de un password no es justo. la vida 1.0 no siempre es así. Porque una cosa es robo de dinero en una cuenta bancaria, pero la Identidad no te la roban tan fácil en la vida presencial, y claro que lo hacen, pero tienes los mecanismos para demostrar que tu eres tu, paradoja.

En Digital estamos en pañales, y quienes nos predican ir a lo Social Media, compañías que se jactan de tener más habitantes que muchos países, como un Facebook o Twitter, no funcionan para nada todavía, como países, para solventar los casos de robos de identidad.

Seguimos a la merced de unos pocos que deciden. Espero que progresemos no sólo al ritmo de la tecnología sino de lo que debe respaldar a esta, el estado de derecho, ahora sin fronteras, universal y donde todos somos ciudadanos del mundo, ciudadanos digitales. ¿Realmente estamos escuchandonos?

Adrián Peláez
@johanspelaez
Ex @paisa7

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *