Neutralidad de red y calidad de servicio en la Internet

Los proveedores de servicios de Internet ISP (Internet Service Providers) suministran sobre su infraestructura el transporte de información entre los usuarios finales y los proveedores de contenidos y aplicaciones. La Internet como tal es un conglomerado de varios ISPs interconectados con el fin de suministrar conectividad a nivel mundial; esta interconexión es necesaria ya que es imposible que un solo ISP tenga cobertura mundial. Así mismo, ésta conexión de redes es la que permite a un usuario acceder y/o publicar contenidos sin importar su ubicación geográfica. Cuando un subscriptor paga únicamente por una conexión a Internet, está pagando por un servicio de transporte de información que le permita tener visibilidad, presencia y acceso global, mas no paga por los servicios de información que usa. Estos son suministrados por proveedores de contenidos y aplicaciones que, en principio, pueden ser elegidos libremente por el usuario.

Una de las claves para el éxito de este modelo de Internet es el concepto de neutralidad de red, el cual establece que los ISPs deben proveer acceso equitativo y no discriminatorio a todo tipo de contenidos y aplicaciones (siempre y cuando sean de uso legal). Por un lado, este principio concede a los usuarios total libertad para decidir los contenidos a generar, difundir, acceder y usar; por otra parte, se incentiva la competencia entre proveedores de contenidos y aplicaciones. Sin embargo, la masificación de la Internet y la convergencia tecnológica y de servicios (redes de telecomunicaciones multi-servicio) han propiciado también prácticas nocivas por parte de algunos ISPs, quienes bloquean, restringen  y/o cobran por el acceso a ciertos servicios de información (contenidos y aplicaciones) en la red. Dentro de las causas de este fenómeno, está el interés de algunos operadores en limitar la libre competencia, sacando de este modo provecho del control que tienen sobre la infraestructura de transporte que suministran a sus clientes, impidiendo que estos puedan usar servicios de información suministrados por terceras partes.

Tomada de: http://www.dailytech.com/Netflix

El sector de las telecomunicaciones se regula bajo la premisa de permitir que la mayor parte de sus decisiones las tome el mercado, donde el organismo regulador interviene para incentivar la competencia, proteger los derechos de los usuarios, como también para evitar desmanes que afecten la evolución del sector. Sin embargo, respecto al tema de neutralidad de red, aun no es suficiente lo que se ha adelantado en materia regulatoria a nivel mundial para evitar prácticas como las ya mencionadas. Es necesario y urgente que se inicie un debate vinculante con los actores del sector para que se establezcan políticas claras sobre dos temas esenciales:

  • Políticas sectoriales que garanticen neutralidad de red en los mercados TIC; permitiendo de esta forma el uso y difusión de contenidos legales sin ningún tipo de discriminación que atente contra el derecho al libre acceso a la información y al conocimiento.  Estas políticas no solo deben fijar reglas claras que impongan sanciones y estimulen la competencia, sino que también tengan como fin estimular el desarrollo social a través de la apropiación del conocimiento (pues este representa la mayor fuente de riqueza que puede tener cualquier individuo y comunidad).
  • Calidad de servicio. Este tema es actualmente importante y prioritario en las agendas de los reguladores, y está fuertemente ligado a la neutralidad de red. La calidad de servicio se debe garantizar no solo a los usuarios, sino también a los proveedores de contenidos y aplicaciones que se conectan a la Internet; de esta forma se da un trato no discriminatorio a los flujos de información que provengan desde y hacia terceras partes.
Tomada de: http://www.dailytech.com/Netflix

Tomada de: http://www.dailytech.com/Netflix

Calidad de servicio y neutralidad de red son condiciones necesarias mas no suficientes para acceder a la información y al conocimiento. Se requiere también facilitar el acceso de la comunidad a la Internet; por lo que un punto adicional a debatir es la pertinencia de regular el servicio de Internet como un servicio universal (es decir, como un servicio que se debe prestar a la población independientemente de sus ingresos y ubicación geográfica, a un precio asequible y con una calidad óptima). Esto es importante, porque permite sembrar las bases sobre las que la inversión pública y privada debe sustentar el despliegue de infraestructuras TIC y sobre las que se facilita el acceso libre (neutralidad) a un servicio con calidad.

Estos tres puntos, aunque a primera vista parecen simples en cuanto a su definición, han encontrado serias dificultades respecto a la formulación de reglas claras debido a la diversidad de criterios e intereses de los actores del sector. Aun así, es importante poner estos temas sobre la mesa e iniciar una discusión de fondo al respecto, tomando posiciones claras y desprovistas de toda improvisación.

Ronald Romero Reyes                                                                                                                  ICT Researcher                                                                                                                       Technische Universität Chemnitz, Germany                                                                             Chair for Communication Networks

 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *